Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

Música de anime, portadora de alegría: Russell Montañez

El director artístico de la orquesta de cámara de Mérida, Russell Montañez Coronado, comentó lo que hace especial a la música de anime

“Una canción que se repite es una moda, pero una moda que perdura es un clásico”, fueron las palabras que expresó el director artístico de la orquesta de cámara de Mérida, Russell Montañez Coronado, para explicar por qué se utiliza el término música “clásica” y por qué el anime se puede catalogar dentro de esta categoría.

Durante la entrevista el director afirmó una y otra vez la alta calidad que tiene la música de anime, al catalogarla como “canciones complicadas muy difíciles de ejecutar, fundamentadas con conocimientos académicos muy profundos”. Aclaró que para un concierto con este repertorio serían necesarios varios ensayos.

De igual manera, el director Russell, señaló que la música es más que un arte, es un lenguaje de comunicación y que dentro del anime, algo que la caracteriza mucho es su fuerza, su alegría y su capacidad para remontarte al momento específico en el que estabas viendo la serie.

“Cuando escuchas la canción de un anime te proyectas rápidamente a la imagen, la cual te ayuda a asociarte más fácilmente con los personajes, te dan ganas de ser el héroe. Un concierto de anime de alguna forma nos ayuda a volver ser niños” aclaró el músico.

Asimismo, Montañez Coronado sostuvo que un concierto de este estilo lo que hace es alimentar el espíritu ya que conlleva a crear una mejor sociedad al momento de compartir con tu prójimo estos sentimientos.

El artista mencionó que mientras perdure alguien que le guste este tipo de música y se la inculque a sus hijos, jamás desaparecerá, ya que es música buena, sonidos y silencios bellamente combinados, música capaz de cambiar los ánimos y las emociones de la gente: simplemente arte.

Fuente: informaciondelonuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *