Insomnio

Insomnio

Todo el día

el paso está tranquilo,

disfruto la alegría,

arma de dos filos.

Se puede estar alegre

por muchos motivos,

porque la aurora llegue

o porque estamos vivos.

Pero al llegar la noche

con su manto oscuro

comienzan los reproches

con acento mudo.

El sueño no acude

para así calmarme,

mi cuerpo se sacude

de tanto voltearme.

Y cuando al fin consigo

conciliar el sueño

ya no soy tu dueña.

Es triste estar lejos

sin poder hacer nada

desoyendo consejos

de gente experimentada.

Y luego, empieza la duda

si será verdad o no,

y aunque el sueño acuda

ya no tiene caso…no.

Ya sembró la cizaña

en mi corazón

y al llegar la mañana

ésta creció más.

Quisiera poder dormir

como lo hacía antes

cuando todavía podía sonreír

cuando éramos, infantes.

Este cruel insomnio me mata,

poco a poco acaba conmigo,

mi alma, mis nervios desbarata

pero todo eso cesará.

Columna desarrollada por estudiantes de la Escuela de Comunicación y Empresas de Entretenimiento de la Universidad Anáhuac Mayab en el marco de la asignatura «Narrativa literaria».
Share

11 thoughts on “Insomnio

  1. La manera en que describes esa situación por la cual muchos hemos pasado es realmente conmovedora, te quedo muy lindo!!

  2. Hermoso texto, estos son los dilemas que muchos enfrentamos el día a día. Los problemas que muchos enfrentamos emocionalmente: cuestiones existenciales, problemas del corazón, dilemas y preguntas sobre el futuro.
    Me encantaría leer más pensamientos tuyos Erika.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *